Un paseo turístico para acabar el año nunca viene mal

¿Un paseo turístico para acabar el año?, no viene mal.

Hola a todos. ¿Cómo están? Espero que todo les vaya bien y que estén listos para esta época decembrina que ya llegó.

Y ¿a qué me refiero con estar listos?

A todo lo que esta época implica: más movimiento por todos lados, comidas laborales y con los amigos (comer más y más rico), intercambio de regalos, pensar dónde pasaremos el 24 y 31 de diciembre si es que no lo han hecho ya, hacer la carta a Santa Claus a los que todavía les traiga regalo, en fin, es una época de muchas emociones cruzadas y también es un buen momento para cerrar y empezar proyectos, para hacernos propósitos y luego, aunque la mayoría de las veces no sea así, llevarlos a cabo.

ARBOL-NAVIDAD

Yo aproveché esta época para hacer algo que tuve ganas de hacer durante todo el año pero que no había hecho hasta ahora: hacer un paseo turístico en Querétaro para ir a conocer la Finca Sala Vivé by Freixenet México, es decir una bodega vitivinícola.

¿Y cómo me fue? Si quieren saberlo, sigan leyendo. Y si alguien de ustedes tiene ganas de llevar a cabo este paseo, esta crónica les ayudará para saber qué esperar y les dará algunos tips.

Veamos …

En Querétaro hay muchas empresas que ofrecen este servicio, el servicio de las Rutas del Queso y del Vino. Yo hice este recorrido con la gente de “Querétaro Lindo. Servicios Turísticos“.

¿Y por qué con ellos?

Simplemente por que son los que estaban ahí cuando fui a pedir informes. Y por suerte me fue muy bien.

Hice mi reservación un día antes por teléfono. Específicamente le llamé a una señora, o señorita para no errarle, quien fue la persona que estaba en la Plaza la Corregidorala cuando fui a pedir informes y que me contó en qué consistía el paseo y me dio su teléfono celular por si quería reservar. También podía haber reservado en ese momento sin tener que pagar todavía nada, solamente dando mi nombre, con cuántas personas haría el viaje, qué día lo haría y qué tipo de viaje quería.

detalle plaza corregidora queretaro

Hay 2 tipos de viaje:

  • el de todo el día que dura aproximadamente 10 horas
  • y el de medio día, que dura entre 4 y 5 horas.

El del día completo incluye:

  • Visita a las Finca Vai o Rancho La Hondanada, que es una quesera o Finca de quesos.
  • Visita a la Finca Sala Vivé by Freixenet México, que es una bodega de vinos.
  • Visita a Peña de Bernal
  • Visita a Tequisquiapan.

Esta ruta la hacen todos los días del año. Su salida es a las 9:00 am de la Plaza La Corregidora, en Santiago de Querétaro y cuesta $730.00 niños y $830.00 adultos.

La Ruta de medio día incluye:

  • Visita a la Finca Sala Vivé by Freixenet México
  • Visita al pueblo mágico de Bernal en donde se encuentra Peña de Bernal.

Sale a la 1:30 pm del mismo lugar y el costo es de $500.00 pesos tanto adultos como niños. La razón de por qué pagan lo mismo los adultos y los niños en esta ruta, no la sé.

La ruta que yo hice fue la del medio día y el chofer y guía que me tocó fue un gran personaje. Le preguntaras lo que le preguntaras, siempre sabía la respuesta y si no la sabía, por ejemplo en algún caso excepcional cuando alguno de los turistas chistosos lo quería poner en aprietos y le preguntaba algo que no tenía nada que ver con el paseo, inventaba una respuesta, con algún chiste. Y además, durante todo el paseo, siempre tenía una buena anécdota o historia que contar del lugar por donde vas pasando o donde estabas.

Yo no sé si todos los guías tienen esa cualidad, pero todo hace suponer que sí.

Lamentablemente no me acuerdo del nombre de este guía, pero me acuerdo de él físicamente, así que cuando haga el paseo de todo el día, trataré de averiguar cómo se llama este gran personaje.

Sigamos …

PLAZA LA CORREGIDORA

Como les decía, hice mi reservación un día antes por teléfono,  así que 20 minutos antes de la salida del paseo, es decir a la 1:10 p.m. me llamaron para confirmar si haría o no el paseo. Les dije que sí y que ya estaba por llegar. Llegué a la 1:20, pagué mi paseo y listo, a la 1:30 ya estábamos todos subidos en la camioneta. Éramos 9 personas en total. Y nos dirigimos a nuestra primera visita.

Después de 1/2 hora en la carretera, varias anécdotas del guía y algunos chistes de los turistas (unos buenos y otros no tanto), llegamos a la bodega Finca Sala Vivé by Freixenet México.

Entrada-bodega-de-vinos-Freixenet

Aquí ya todo estaba listo para nuestro paseo guiado por la bodega. Nos dieron nuestros boletos, hicimos fila donde nos indicaron, nos pusimos las gorritas que nos dieron para evitar que algún cabello volara por ahí y nos avisaron que podíamos tomar fotos en cualquier lado pero SIN flash, por aquello de que puede afectar la elaboración de los vinos.

Paseo-en-cava-Freixenet-queretaro

Este recorrido dura 45 minutos aproximadamente y es un recorrido guiado por las cavas de Freixenet a 25 metros de profundidad, con la explicación del método de elaboración de sus vinos.

Al final del recorrido te ofrecen una degustación de un vino espumoso y te regalan la copa de cristal, en donde lo tomaste.

Si te gusta el vino, es sumamente interesante todo lo que te cuentan sobre la elaboración de esta bebida. Hay muchos datos que yo no tenía ni idea de ellos, ni los demás, por las caras que ponían de sorprendidos. No se los cuento aquí para no hacer spoiler, por si llegan a ir.

Y ¿qué pasó después?

Todos nuevamente a la camioneta y partimos para Peña de Bernal, para conocer este pueblo mágico y admirar su Peña, que es el tercer monolito más grande del mundo, después del Peñón de Gibraltar en el mar Mediterráneo y del Pan de Azúcar en Río de Janeiro, Brasil.

El guía nos dejó exactamente en el zócalo del pueblo de Bernal que pertenece al municipio de Ezequiel Montes, Querétaro. Es un pueblo sumamente tranquilo entre semana: se admira y disfruta al máximo.

Ahí se nos dio 1 hora y media para que cada uno hiciera lo que quisiera, así que caminé por sus calles, compré uno que otro recuerdo para llevar a la familia, tomé un par de fotografías, entre ellas a la Peña de Bernal por supuesto y me comí unas ricas gorditas.

Mientras comía se me unieron a la mesa 2 de los turistas que viajaban conmigo. Uno de ellos de Michoacán y el otro panameño. Grandes personas los dos.

Llegó la hora de partir, así que todos puntuales nos subimos a la camioneta y para sorpresa de todos, todavía faltaba una parada: el guía nos llevó hasta el lugar en donde nace la Peña y en donde la gente la empieza a subir. Se puede subir caminando por una vereda especial hasta la mitad de la Peña, unos 280 metros, más o menos tres cuartas partes de la altura total que es de aproximadamente 350 metros. El guía nos dijo que son como 40 minutos caminando y que cualquiera, con más o menos condición física, lo puede hacer sin problemas y luego, si uno es muy intrépido y quiere seguir hasta la punta, lo tendrá que hacer con equipo de montañismo.

Esa tarde ninguno de nosotros subió ya que llegamos después de la hora en que todavía se podía subir. Pero no importó, la vista del monolito desde donde estábamos fue espectacular. Ya regresaremos seguramente todos nosotros para subirla caminando.

Y hasta aquí.

El regreso a Santiago de Querétaro fue diferente al de ida. En este punto todos ya más o menos nos conocíamos y la conversación no paró ni un minuto.

Si no lo han hecho ya, les recomiendo mucho que hagan este paseo. Vale mucho la pena. Y que mejor que esta época decembrina para acabar bien el año y acabar descubriendo los bellos lugares que hay en Querétaro.

¡Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo para todos!

Hasta la próxima.

FELIZ-NAVIDAD-LES-DESEA-QUERETARO

Deja un comentario